Roberto D’Antonio: el ‘don de la interpretación’ y la idea de belleza

Comienza en Nepi, sugestivo promontorio del municipio viterbese, la historia de un niño que por juego peina los cabellos a las muñecas. A la edad de dieciseis años cambia de domicilio a la ciudad de Roma donde su natural capacidad en tratar el cabello, unida a su pasión, hacen que Roberto D’Antonio sobresalga ininterrumpidamente en su aficción hasta alcanzar la fama de hairstylist y ser requerido en la capital. Lo visito en Via dei Prefetti, en el centro histórico de Roma, una de aquellas callejas estrechas entre plazas de la época, a pocos pasos de la sede del Parlamento. Entro en su salón de belleza donde él mismo se acerca a la puerta y me acoge sonriente. Nos sentamos uno frente al otro, en un sencillo resinto de color gris, que se torna acogedor por una gran bandeja con uvas frescas encima de la mesa. Alrededor de nosotros un va y viene de colaboradores dedicados a la atención de los clientes que confían en su maestría. Entre ellos noto rostros famosos reflejados en los espejos.

jasmine-trinca-2016-600x337

graziait_24agosto_2016-54-e1473090280566-200x100

Allí está! el hombre que frecuentemente es entrevistado en los medios de comunicación, fotografiado en estudios televisivos, en los back stage de los más famosos eventos reveladores nacionales e internacionales, buscado por exponentes de prestigio de la Alta Moda italiana para sus desfiles.

cannes-23

Es un señor de modales delicados, de tono de voz calmada, de contextura pequeña. “Trabaja usted frecuentemente con actrices, modelos, vip: cómo es su relación con las clientes?” – le pregunto – “Amo estar detrás del sofá que guarda una cierta distancia simbólica entre el cliente y yo. No impongo nada, me quedo en la sombra pero buscando satisfacerla, de hacerla sentir protagonista, la número uno: no sirve el tapete rojo para serlo, aunque la señora que vive una común cotidianidad, entre familia, trabajo y amigos debe y puede sentirse valorizada”. “Usted se siente más creador, por los peinados que realiza o intérprete de la personalidad que atiende?”.  “Yo soy un intérprete. Poder interpretar es la expresión profunda de mi talento, lo considero un verdadero don, acompañado claro está de la manualidad. No se explicar racionalmente que es lo que sucede. Soy como un artista que mueve pinceladas creando formas y colores sobre la tela…, lo hago con naturalidad. De resto mi relación con la moda y la estética es interior: siento dentro de mi el cambio. La moda nunca es fruto de una casualidad o de un hábito, es hija de la historia que el mundo está viviendo en ese momento: estando atento a aquello que sucede se puede percibir y se convierte en fenómeno universal. En fín la vuelvo subjetiva, la adapto a la personalidad del cliente, no la estanderizo.”

venezia-2016-27

 “Cómo logra gestionar la fe que le tributan?”  “Con libertad, modestia, máxima disponibilidad sugeriendo sin imposiciones. Dejo una tal libertad al cliente, de ayudarle hasta en el gusto cursi: no existe una marca Roberto D’Antonio, para mi lo importante es hacerla sentir bien.”  “Desea dar cualquier consejo a sus clientes?”  “Osar siempre, no limitar la fantasía, diversificar para divertirse, para provocar momentos de alegría, aún cuando el peinado sea para una noche y hasta para una media hora… quisiera que se perciba que aquello que apare  no es la verdadera elegancia, la verdadera belleza, esas son cualidades del corazón, como la humildad que busco cultivar siempre.”. El hairstyli Roberto D’Antonio un cultivador de la belleza, de la imagen y del alma.

Patrizia Indiano p.i.

All rights reserved